Eternal Sonata

Eternal Sonata

23 veces visto
0
Big Data
  • Eternal Sonata
  • PS3, Xbox 360
  • tri-Crescendo, Namco
  • JRPG
  • 2007, 2008, 2009

Fantasía, sueño y realidad de Chopin

En una época en la que casi todos los lanzamientos parecen lo mismo, independientemente de su género, y las secuelas caminan a sus anchas por el catálogo de nuestras consolas, recibir esta magnífica ofrenda audiovisual de Bandai Namco y tri-Crescendo debería ser considerado como un auténtico regalo caído del cielo. El mes pasado os detallé algunas de sus numerosas virtudes pero ha llegado el momento de dictar secuencia, en el momento que leáis estas líneas Eternal Sonata ya estará a la venta. Un simple vistazo a las pantallas que habitan en estas páginas os pondrán en antecedentes de lo que os espera a nivel gráfico: posiblemente la colección de escenarios más colorista, imaginativa, detallada e inspirada que jamás haya formado parte de un RPG. Desde la alegórica simplicidad de Aldena Tenuto y Las llanuras del Coro, hasta la recargada ingeniería cromática de Ciudad Barroca o el pueblecito costero de Ritardando, pasando por excentricidades pictóricas como Puente Cabasa o Aldea Agogó. Son tan solo unos ejemplos de la compilación de auténticas obras de arte en movimiento que habitan en Eternal Sonata. Incluso el más simple rincón de cualquiera de estos parajes resulta más evocador que muchos escenarios completos de otros títulos. Lo mismo sucede con todos y cada uno de sus personajes, sólidos, carismáticos, expresivos y con un modelado cel-shading inédito en el género por calidad y resultados. Lo dije en su momento, Eternal Sonata es el JRPG más bello jamás creado y de momento no aparece ningún rival en el horizonte, tiene algo hipnótico e indescriptible en su entramado visual que te atrapará desde el primer instante.

Las tres últimas horas de un genio

Una vez advertidos de que los grafistas de tri-Crescendo os van a transportar a un mundo del que es muy difícil escapar es conveniente recordar que este universo exuberante y lascivo en lo visual es el resultado del último sueño de Chopin. El gran pianista y compositor se encuentra en su lecho de muerte, en París, el 16 de octubre de 1849. Su castigada mente comienza a dar forma a algo muy grande, trágico, hermoso, melancólico y de dimensiones inesperadas, que no es otra cosa que todo lo que os espera en Eternal Sonata. La profundidad hipnótica del prólogo, narrador incluido, sirve de antesala para sentar las bases de un JRPG antológico: incesantes parajes preciosistas, enemigos presentes en el campo de batalla -nada de encuentros aleatorios-, numerosas secuencias que disfrutarás con boca y ojos muy abiertos (los diálogos son otro de los grandes logros del juego) y un sistema de combates que mezcla turnos, acción y estrategia de forma magistral. Eternal Sonata está dividido en ocho grandes capítulos, todos ellos repletos de términos musicales que dan nombre a personajes y emplazamientos (Allegretto, Polka, Beat, Adagio, Andante…), referencias constantes a las obras del autor y un lecho sonoro cimentado por una tripleta de lujo: un Motoi Sakuraba más inspirado que de costumbre, el pianista ruso Stanislav Bunin y, por supuesto, el maestro Chopin. La vida y obra del poeta del piano será contada durante la aventura en forma de bellas imágenes estáticas, con sus brillantes melodías de fondo, y servirá como interludio entre capítulos o en momentos trascendentes.

Eternal Sonata, un sueño jugable tan sugerente, bello y envolvente como la música de Chopin

Así comienza a forjar su personalidad el título de tri-Crescendo, con un cautivador argumento de una profundidad considerable, aunque excesivamente lineal en cuanto a posibilidades de exploración, ya que casi nunca podrás escapar de la sabiamente guionizada ruta prefijada por sus creadores. Además es justo reconocer que resulta algo desesperante a la hora de salvar partida (acceso muy lento) y por obsequiarnos con escenarios de combate con excesiva asiduidad. Todo tiene su explicación, hay que mantener a los protagonistas en forma y con cierto nivel o el siguiente encuentro con un rival de entidad acabará mal y antes de tiempo. Así que disfruta de su bello universo en los momentos de quietud, porque luego tendrás que pasar un buen rato en las zonas, también bellas, habitadas por enemigos. Es el problema de los grandes argumentos, querrás perseguir el sueño de Chopin con tanta devoción que te invadirá la sensación de que las batallas a veces sobran. Afortunadamente, como ya dije antes, los combates han sido pensados para que formen parte de su inalterable y armónica arquitectura argumental. La imaginativa mezcla entre acción, estrategia y turnos, las zonas de luz y oscuridad, su dificultad evolutiva y otros brillantes toques de originalidad, hacen de las tareas del combate algo tremendamente satisfactorio. Todo en Eternal Sonata tiene su razón de ser, es un producto bien engrasado y en avanzado estado de perfección.

Evolución eterna para PlayStation 3

Después de visitar inicialmente Xbox 360, la creación de tri-Crescendo tenía que entrar por la puerta grande en PlayStation 3 y nada mejor que con una generosa colección de novedades, mejoras y exclusivas de esas que merecen la pena. Nuevos escenarios, eventos, batallas, misiones y secuencias inéditas, dos personajes jugables (Crescendo y Serenata), indumentarias exclusivas, finales alternativos y más piezas musicales de Chopin. Sin duda una oferta más que apetecible y justificada aunque llegue casi año y medio después a la máquina de Sony. Pero por encima de todo esto estamos ante un JRPG tremendamente bello, embriagador y especial, que te hará plantearte muchas cosas sobre la vida, los sueños y la realidad mientras recorres su profundo y estudiado entramado sensorial. Eternal Sonata te cautivará de tal manera que cuando escuches la palabra belleza desfilarán ante ti sus parajes, sus melodías y su maravillosamente tangible irrealidad. Es lo más parecido a soñar despierto y eso en la conformista etapa del videojuego que atravesamos es decir mucho. Tú, tu PS3 o tu Xbox 360 os merecéis un sueño tan maravilloso, sugerente e irrepetible como el último que tuvo el gran Chopin.

El pueblecito costero de Ritardando, un ejemplo más del sobresaliente y recargado apartado visual de Eternal Sonata.

 Conocerás la vida y obra del poeta del piano a medida que completes los ocho capítulos de la obra de tri-Crescendo

Más completo en PlayStation 3

Aunque tardó más de un año en aparecer para la consola de Sony es justo reconocer que tri-Crescendo incluyó una serie de novedades y exclusivas que justificaron totalmente la espera. Desde escenarios y eventos inéditos hasta dos personajes jugables (Crescendo y Serenata), nuevas indumentarias para los protagonistas y más piezas musicales de Chopin.