En el Nombre del Juego

En el Nombre del Juego

398 veces visto
0

En esta sección os contaré, de vez en cuando, reflexiones varias sobre el mundo del videojuego, a modo de columna de opinión y esencialmente positivas. Os preguntaréis el porqué de llamarle The “Si” Side a esta sección, o quizá no. Simplemente es un juego de palabras con el término inglés seaside, playa, donde el “Sí” pretende hacer referencia a ese positivismo ya mencionado. No sabría deciros la razón exacta, pero las imágenes playeras del primer recorrido de OutRun acudieron a mi mente cuando se me ocurrió el curioso nombrecito. El sonido de las olas, su banda sonora, ese buen rollo reinante en la creación de Yu Suzuki… Sí seguramente sea por eso.

El caso es que andaba yo atribulado y confuso de un tiempo a esta parte. Mis últimas y accidentadas aportaciones en papel, New Súper Juegos para ser exactos, no me habían dejado buen sabor de boca. Su intermitente y caótica aparición en quiosco no permitía establecer la periodicidad necesaria como para crear un vínculo real con el lector. Y cuando llevas el videojuego muy adentro y es tu auténtica pasión desde hace casi cuatro décadas, cuerpo y mente te piden seguir contando y comunicando cosas, de la forma que sea. Eso sí, con respeto y devoción, dos palabras que definen perfectamente lo que me ha motivado a crear En el Nombre del Juego y bautizarlo de esta manera. Soy de los que todavía cree que el auténtico protagonista de todo esto es el videojuego en sí, nosotros, los que jugamos, disfrutamos e incluso analizamos los que caen en nuestras manos, estamos de paso por aquí. El único que permanecerá por siempre será el videojuego en cuestión, sea bueno, malo o regular. Es como el controvertido tema de las puntuaciones. En mi opinión, estos juicios de valor numéricos que otorgamos van más asociados a la persona que lo puntúa que al propio juego. Las valoraciones son muy personales, cada uno de nosotros tiene las suyas y todas son perfectamente válidas e inválidas, así que quitémosle ese halo de rotundidad y precisión que siempre han pretendido tener. Es un simple dato de nuestra empatía con el videojuego analizado.

Observaciones y puntos de vista subjetivos aparte, en este blog personal, muy personal, encontraréis ese mencionado respeto y la necesaria devoción hacia el maravilloso universo del videojuego en su más amplia expresión. Aquí se darán cita análisis y avances de novedades, máquinas recreativas, todas las variantes de retro, opinión, recuerdos del pasado, textos desclasificados y un apartado de extras por el que irán desfilando las mentes próximas que me han acompañado a lo largo de mi periplo vital. Como no podía ser menos, el insigne e inimitable Bruno Sol será el encargado de inaugurar este apartado. Incluso habrá espacio para revistas legendarias de cualquier época y algunas lecturas recomendadas, serán las dos últimas secciones en incorporarse. Espero que esta apuesta tan personal os guste, mantendré mi estilo y forma de hacer las cosas, no conozco otra forma de hacerlo, y espero que todos aquellos que me conozcáis y me hayáis leído alguna vez en las etapas de Hobby Consolas, Súper juegos, PlayStation Revista Oficial o GamesTM, entre otras, os apetezca embarcaros conmigo en esta nueva y, a la vez vieja, aventura lúdica. Uno de mis mayores objetivos será mantener y transmitir una necesaria dualidad actualidad/retro, esa misma que intenté implementar en New Súper Juegos, para viajar constantemente de un extremo del tiempo a otro, con los únicos límites que marque el universo del videojuego.

Lo dicho, mi gran ilusión es que En el Nombre del Juego os resulte interesante y me visitéis de vez en cuando, ya me encargaré de avisaros a través de las redes sociales cada vez que haya nuevo post. Y por supuesto espero vuestros comentarios, consejos y opiniones, a través de Disqus, sobre cualquier artículo que aparezca en la web. Eso sí, por favor, absteneros de generar polémicas, fomentar odios, discusiones o enfrentamientos, eso que está tan de moda en el reino del pajarito parlanchín. Creo que no es el sitio adecuado para ello, por eso la sección de opinión se llama The “Sí” Side entre otras cosas. Tenemos que ser positivos y agradecidos con un mundo mágico y apasionante que, por lo menos a mí, me lo ha dado casi todo en esta vida.

Antes de finalizar, me gustaría dar las gracias y dedicar estas líneas y el blog en general a todos los que me han animado a llevarlo a cabo, a todos los que siguen sintiendo pasión y devoción por este increíble mundo y, por supuesto, a mi familia, por aguantarme y tratarme con cariño las últimas semanas de desarrollo del blog. Mención muy especial para Juan Carlos Sanz (sí, J.C Mayerick) por su gran talento a la hora de programar y soportar mis constantes preguntas sobre el manejo de WordPress, y para ese pedazo de diseñador llamado Alfonso Vinuesa, ex maquetador de Súper Juegos y PSRO, por marcarse unos logotipos de esos que dejan huella.

¡Gracias a todos y feliz verano!